LAS 6 LECCIONES DE LOS MAGOS DE ORIENTE

L

Aquellos magos de oriente vinieron a ver a Jesús porque su sabiduría les reveló que habría de nacer el Hijo de Dios. Pero hay algunos detalles por los cuales ellos arribaron a su encuentro con el Rey Jesús llevando presentes exóticos, casi extraños, que profetizaban, bendecían y daban gloria sobre la Vida, Obra, Muerte y Resurrección de este Jesús.
Veamos las lecciones:
Lección 1.- LOS OJOS NO VEN LO QUE LA MENTE NO SABE. Estos magos estaban estudiando por años. Solo lo que espero, lo que busco, lo que aprendo es lo que encuentro. El que busca, halla dice la escritura. De manera que si busca la vida eterna, la encontrará. Si busca perderse, se perderá. Y uno no encuentra lo que no busca ni puede hallar lo que no sabe que quiere encontrar. En medicina, cuando uno no piensa en el diagnóstico, difícilmente encontrará lo que el paciente tiene.
Lección 2.- BUSCABAN LA VERDAD. No debería usar adjetivos, pero tengo que usarlo x lo gastado de las palabras y las concepciones: Buscaban la verdadera Verdad.  Porque eso es lo que trasciende, lo que vale la pena no sólo morir, sino vivir por ello. Por eso cuando la vieron la identificaron. Y por la nitidez, la creyeron. Y es la fe que les mueve a la acción.
Lección 3.- SE MOVIERON EN DIMENSION PROFETICA. La dimensión natural es una, pero la dimensión espiritual existe, es más real que la que se ve y es más poderosa. De hecho determina la dimensión natural. Y estos magos supieron al interpretar el conocimiento, que esta Verdad no era para entenderse en dimensión natural humana, sino profética espiritual. Por ello un viaje de tal magnitud. Por ello podían oír los ángeles que les advirtieron regresarse por otro lado. Estaban sintonizados con las cosas del espíritu. Las cosas del Espíritu Santo sólo se pueden entender mediante el espíritu.
Lección 4. DEJARON TODO POR ACUDIR AL ENCUENTRO CON JESUS. Cuando uno recibe la comprensión de quién es Jesucristo y cuál es su amor por ti y su mensaje de vida eterna, la única consecuencia lógica es volvernos a El. Es rendirnos a El y conocerlo en una dinámica de relación espiritual. Dejándolo todo emprendieron el viaje tan largo para conocerle personalmente y traer sus regalos de adoración y de anuncio.
Lección 5. VINIERON A ADORARLE. Cuando le conoces, le adoras. Le reconoces Su grandeza, Su santidad, Su prístina naturaleza. Y le adoras. Ellos trajeron oro, incienso y mirra. Oro de reconocimiento de Su realeza y valor. Incienso manifestando adoración y su divinidad. Mirra reconociendo Su humanidad y su destino en la muerte y resurrección.
Lección 6. SE GOZARON DE MUY GRANDE GOZO. Cuando adoras a Jesucristo y te entregas en un reconocimiento total de Quién es, Su amor te llena de gozo. Un gozo de sobrepasa el entendimiento humano natural. Un gozo inquebrantable aún en medio del dolor. Y ese gozo trasciende debilitando el miedo, la angustia, la inseguridad, la preocupación y todo lo que en el corazón nos suele asaltar por las noches amagando con destruirnos y alejarnos de todo nuestro potencial. El amor echa fuera el temor. (Primera carta de San Juan 4.18)
Buenas cosas por aprender en esta Navidad. Aprender conocimiento de lo que busca. Buscar la verdadera verdad y no tantas distracciones que se nos ofertan en el caminar. Discernir las cosas espirituales antes que las naturales, mediante la fe en Dios y Su Espíritu. Cuando lo conozcas adóralo en espíritu y en verdad y recibirás revelación de Su amor el cual te sanará y le liberará de temores y ansiedades. Todo dura tan solo su tiempo. Sólo la Palabra de Dios es eterna. Sólo ella y Su amor nos mantiene sanos en el tiempo… y en la eternidad.
Pasen esta Navidad y el año venidero bendecidos por la Presencia Eterna de Jesucristo mediante Su Espíritu Santo.
Un cariñoso saludo,
David.