CONTRASTES PODEROSOS

C

Lucas 19,28-44 narra la historia llamada “La Entrada Triunfal” o “Domingo de Ramos”.

Si se ve desde la dimensión humana es sacudidor mirar en tan pocas semanas caminar desde el triunfo a la tragedia y el luto.

Entre la celebración de la llamada Entrada Triunfal (domingo de palmas) a la cruz solo hay unos cuantos días.

Ninguna persona imaginaría que estos eventos contrastantes tendrían algo que ver como tampoco vemos cuando eventos contrastantes se tejen magistralmente por el Creador para tornar las cosas para bien.

Por ahora llamar su preciosa atención hacia pequeñeces inmensas en el trayecto.

1) AGRADECIMIENTO vs. QUEJA.- Recién compartía con una persona una dádiva que con mucho sacrificio se logró para bendecirle.

Y tomándola en las manos expresó “que poquito”. No tenía nada pero cuando recibió una dádiva, emitió una queja en vez de una alabanza y agradecimiento a Dios y a la persona que Dios usó para bendecirle llevando esa dádiva.

Los versos 37 al 39 dicen que multitud ponía mantas al paso de Jesús, el pueblo hacía festividad con palmas y mantos y cantos diciendo “Bendito el rey que viene en el nombre del Señor”.

Bendecían a Dios porque habían sido testigos de sanidades, de milagros grandes y pequeños y rehusándose a acostumbrarse a los milagros cotidianos, alababan a Dios. Qué detalle.

Esta multitud se rehusó en este momento a callar la gratitud, la imaginación, el haber sido testigos unos y sujetos de beneficio otras, del poder de Dios. Y alabada y daba gracias.

No hay que olvidar que en el peor escenario cotidiano respiramos, tenemos al menos a algunos de nuestros amados cerca, techo, vestido, cosas que no por cotidianas dejan de ser un milagro diario.

Tan solo salir y volver a casa a salvo y bien es hoy por hoy un milagro diario en esta convulsionada ciudad.

2) GENUINIDAD Y FIDELIDAD vs. EMOCIONALISMO Y TRAICION.- Le digo con frecuencia a mis amados hijos: “Si no tiene algo bueno o de bendición que decir u opinar, no pierda la oportunidad de quedarse cayado y pensar”.

La misma gente en los mismos versos de arriba grita gratitud y bendición a Dios en escasos días después es la misma que grita ¡Crucifícale! ¡Crucifícale!. (Lucas 23.21)

Curioso el corazón humano. Los que hoy alaban mañana buscan destruir. ¿Le suena familiar? Un chisme aquí o un mal hablar allá de alguien que nos tendió la mano y

en veces incluso nos sacó a mejores lugares, o sembrar la duda sobre alguien con algún comentario como “no me consta pero fulanito(a) …” provoca destrucción.

Aunque no se reconozca que sucedió.

Traicionamos a Jesús cuando mentimos a los otros, cuando herimos a otros, cuando no tenemos misericordia y ayudamos a otros.

Hay que ser genuinos. Se vive doble moral. Unos la practican, otros la solapan, otros la encubren, otros la ignoran y otros la toleran.

Integridad es vivir congruente con lo que se dice. Y muchas veces no es traición e infidelidad por gusto –aunque no lo deja de ser sólo por eso pues la ignorancia de la ley

no le exime a uno del delito-, sino emocionalismo. Hoy me siento bien actúo bien y mañana mal y actúo mal.

3) PEDIR SIN COMPROMISO VS ORAR CON COMPROMISO.- Cosa de hace días fui testigo de una persona que estaba orando por algo y cuando le llego,

negaba que fuera respuesta de Dios. Le atribuyó a la suerte, al azar.

Lucas en el verso 39 dice que los religiosos que sabían y oraban por la venida del Mesías piden reprender éstas celebraciones y piden que se callen todos y paren de llamar a Jesús Rey y Dios.

Pero son justo los religiosos (fariseos y saduceos) que en el templo pedían su venida como religión y práctica diaria los que pierden la oportunidad de recibirlo

aún cuando está pasando frente a ellos porque las peticiones se vuelven mecánicas y sin arraigo en nuestro corazón. Pedir sin compromiso nos hará perder bendiciones más duraderas y benéficas.

Y podemos a la vuelta de la esquina terminar luchando contra Dios cuando lo que quiere es amarnos.

Tres detalles que son contrastes poderosos. Poderosos porque solo podemos decidir ser y estar en uno de los lados en cada sección.

Pero el destino de cada una de las decisiones son equidistantes.

Tengamos un corazón agradecido. Nada nos merecemos. La vida misma es un regalo de Dios para hacer el bien en la tierra.

Seamos genuinos, congruentes, fieles. A Dios. A los que amamos. Al trabajo. A la patria.

Tengamos compromiso con Dios. Cuando pidamos algo, de recibirlo aceptemos que viene de El y demos gracias.

Seamos comprometidos con el amor de Dios. Le amamos porque nos amó primero. Respetar y honrar el amor de Dios es algo que pocos hacen. No traicionemos el amor de nuestra familia con infidelidades e inconsistencias.

Tenga unas felices pascuas y recuerde que la celebración mayor de todo el año es ésta: Dios fue manifestado en carne en Jesucristo. Murió por nosotros en una cruz para extendernos su amor, su gracia y su perdón. Extendió con su resurrección su vida para darnos vida eterna. 

Un cordial saludo,

David

www.twitter.com/troverodei

www.ideasextravagantes.com