Profecia 22 Agosto 2010 para las ciudades agobiadas…

Y me inunda Tu gloria…hay una nube descendiendo… está cubriendo el rebaño… Puedes verla tan pequeña como la palma de una mano… pero es el tiempo… es el tiempo… es el tiempo….”

Así dice el Señor:  ¡Corre la voz! Algo grande Dios hará… ¡Corran corran la voz los mensajeros!   A las puertas de los puntos cardinales ¡Alcen la voz los adoradores!…

…del Norte… del Sur… Del Oeste y del Este… ¡Hosana, Hosana en las alturas!

Esta es la convocación más seria jamás hecha en los últimos tiempos… corran la voz los que creen y los que no creen….

Corran la voz los que anuncian… corran la voz los mensajeros que la nube pequeña se asoma… Corran la voz que Dios se ha levantado de Su trono para meter espada y enviar granizo, para disipar con Su luz las tinieblas.

Avísenlo, díganlo en sus corazones y grítenlo en sus bocas… ¡Dagón caerá! ¡Mamón caerá! …¡Están cayendo!

¡Están cayendo!    ¡Están cayendo!    ¡Están cayendo!

Corran el mensaje… díganlo en las plazas… díganlo a gritos desde las azoteas… susúrrenlo en el corazón de cada joven… y al oído de cada hijo pequeño… que sepan que El Altísimo, el Eterno y Poderoso, el Unico entre las naciones hace la diferencia en tu favor.

¡Corran la voz los mensajeros!… ¡Alcen la voz y el corazón los adoradores! Esta es la hora de correr aunque la nube está tan pequeña como la palma de la mano… Corran la voz… voz en bajo cual susurro… voz en alto cual anuncio… ¡¡Esta es la hora de Dios!!

Su amor echa fuera el temor. Su poder cubre y esconde en lo escarpado de la roca… en lo íntimo de Su morada… en el poder de Su gloria.

¡Llama!  ¡Pide!  ¡Busca! …     ¡Llama!  ¡Pide!  ¡Busca! …    ¡Llama!  ¡Pide!  ¡Busca!…

¡Llama!  ¡Pide!  ¡Busca!  para tu ciudad Iglesia.

Ea! tu… anunciador… ¡corre la voz!  Vuélvete tu, atemorizado y aturdido, un mensajero con los mensajeros y anúncienlo a los 4 rincones de los vientos…

!Alcen la voz y el corazón los adoradores! Que los instrumentos canten… que las voces de los que le cantan no cesen…allí donde están…¡Esta es la hora!

Esta es la hora y el tiempo de Dios… la hora de que la luz penetre y disipe las tinieblas…