EL MISTERIO DE RECONCILIACION EN HECHOS 2

Serie: Doctrina Vol. 2017 Número 4
“EL MISTERIO DE LA RECONCILIACION EN HECHOS 2”
David Aguirre Mar 29.10.2017

Base Bíblica:
Hechos 2.1-4: 1El día de Pentecostés,[a] todos los creyentes estaban reunidos en un mismo lugar. 2 De repente, se oyó un ruido desde el cielo parecido al estruendo de un viento fuerte e impetuoso que llenó la casa donde estaban sentados. 3 Luego, algo parecido a unas llamas o lenguas de fuego aparecieron y se posaron sobre cada uno de ellos. 4 Y todos los presentes fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas,[b]conforme el Espíritu Santo les daba esa capacidad.(NTV)

2 Corintios 5.17-21 “17De modo que si alguno está en Cristo, nueva creatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
18 Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de reconciliación”.

Salmos 85.10-13: “10La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron. 11La verdad brotará desde la tierra y la justicia mirará desde los cielos. 12Jehová también el bien, y nuestra tierra dará su fruto. 13La justicia irá delante de él, y sus pasos nos pondrá por camino.” (NTV: 10 El amor inagotable y la verdad se encontraron; ¡la justicia y la paz se besaron! 11 La verdad brota desde la tierra, y la justicia sonríe desde los cielos. 12 Sí, el Señor derrama sus bendiciones, y nuestra tierra dará una abundante cosecha. 13 La justicia va delante de él como un heraldo, preparando el camino para sus pasos.)

LA INTRO
¿Cómo describes lo que nunca has visto? ¿Cómo le platicas a otros lo que nunca ni imaginaste ni supiste que existía? Es difícil ¿verdad? Al buen Lucas le paso lo mismo. Está tratando de describir con las palabras conocidas para él lo sobrenatural que sucedió la mañana del Pentecostés. Como escritor me imagina su lucha por describir algo que vino del cielo visiblemente pero que nunca se supo de ello antes en toda la historia de la humanidad. Era algo que había sucedido en los inicios pero de otra manera, y que se rompió en el pecado del Hombre. Y era imposible recuperarlo hasta que no viniera del mismo Dios. Pero Lucas trata de describir en los Hechos aquella experiencia.
¿QUE ESTABA PASANDO EN ESA MAÑANA EN PENTECOSTES? LA MATERIALIZACIÓN DE UN MISTERIO DE LA PIEDAD. I Timoteo 3.14-16: “Grande es este misterio de piedad: Dios fue manifestado en carne.”

¿Qué es la reconciliación cristiana? ¿Por qué necesitamos estar reconciliados con Dios?” Sólo necesita reconciliación aquello que no está reconciliado. Esto es, aquello que debiendo están íntegro está roto. Aquello que debiendo estar de una manera está de otra.

Imagina dos amigos que tienen una pelea y su buena relación que una vez disfrutaron está al punto de romperse. Dejan de reconocerse como amigos y luego de hablarse; la comunicación se considera demasiado incómoda. Gradualmente la relación se marchita, se ignora, se desprecia, y al final se convierten en el mejor de los casos en extraños y en el pero, hasta enemigos… antagónicos. Tal distanciamiento sólo puede ser revertido por una reconciliación. Ser reconciliado es restaurar la amistad o la relación a como estaba a una armonía que debía ser. No solo las personas sino la relación entre ellas. No sólo las personas entre ellas sino la relación… lo que va y viene entre ellos cuando están juntos. Cuando esos dos viejos amigos resuelven sus diferencias y restauran su relación, ha ocurrido la reconciliación.

Reconciliar significa (D-RAE):
-El prefijo “re-”, que se utiliza para indicar “hacia atrás”.
-El sustantivo “concilium”, que es sinónimo de “asamblea”.
-El sufijo “-ción”, que viene a emplearse para establecer “acción y efecto”.
Reconciliación es la acción y la consecuencia de reconciliar. Es el «restablecimiento de la concordia y la amistad entre dos o más partes enemistadas»
-«Reunión amistosa post-conflictual entre previos oponentes que restaura una relación social alterada por el conflicto. En este sentido, la reconciliación es un mecanismo de resolución de conflictos». (F. Aureli; Frans B. de Waal)

Reconciliación puede ser entonces

1) un proceso que es
2) extremadamente complejo y multifactorial, realizado a
3) largo plazo (que puede implicar incluso varias generaciones), que tiene muchas posibles vías meteorológicas de abordaje y que, igualmente,
4) tiene un número importante de vías terapéuticas multidimensionales».

La reconciliación implica desde la sociología, la teología y la jurisprudencia pasos específicos, que tienen que ver con la Confesión de la Disculpa (y admisión de responsabilidad), la Justificación (rendición de cuentas aunque ésta no implica la aceptación de responsabilidades) y el Perdón (que implica la concesión desde una Autoridad mayor, de la justificación requerida declarada como saldada, que restablece lo que se dañó).

Por eso la RECONCILIACION No es un evento que  lineal. Es necesariamente y por su naturaleza, Multidimensional.
LA HISTORIA: Jacob y Esaú: Prototipo de Dios y la Humanidad (Génesis 33)

MIENTRAS JACOB NO SE RECONCILIÓ CON SU HERMANO, NUNCA HUBO EL DESATARSE DE LA BENDICIÓN PREPARADA POR DIOS PARA EL Y PARA SU VIDA. SU VIDA AVANZABA EN LOS TIEMPOS Y LUGARES DE DIOS PERO PARECÍA AL MISMO TIEMPO EN UN IMAPSSÉ DONDE SUCEDIAN COSAS Y TODAS ELLAS LIGADAS AL PROPOSITO DE DIOS PERO AL MISMO TIEMPO PARECÍAN PENDIENTES DE DESATAR SU ULTIMO CICLO, SU CONTUNDENTE CONCLUSION PARA LOGRAR LLEGAR. ESTO ERA PORQUE HABIA PENDIENTES EN LA VIDA DE JACOB –AHORA ISRAEL- QUE NECESITABA LIDIAR Y RESTAURAR… RECONCILIAR.

ASI QUE CUANDO HABLAMOS DE RECONCILIACION DE CRISTO NECESARIAMENTE HABLAMOS DE VARIAS DIMENSIONES.
TODAS ELLAS EN TANTO CONSECUENCIAS DEL PECADO Y DE LA INTERRUPCION DE UNA RELACION CON DIOS, SON RESULTANTES DE UNA CAIDA, UN INTENTO DE ATAJO A LA MANERA O A LOS DESIGNIOS DEL CREADOR. UNA SUERTE DE HIJO BASTARDO –COMO ES REPRESENTADO EN ISMAEL, HIJO DE ABRAHAM PERO NO HIJO DE SARA Y POR ENDE NO HIJO DE LA PROMESA-. UNA QUIMERA INALCANZABLE DE LOGRAR LO MISMO QUE DIOS DISEÑÓ E IMPREGNÓ EN NUESTRO SER INTERIOR, PERO A “NUESTRA” MANERA, QUE EN UN SENTIDO NI ES NUESTRA, SOLO LA ADOPTAMOS POR CREER LA VOZ DE LA SERPIENTE, LO QUE TERMINÓ COCIENDO NUESTRA CAPACIDAD DE ENTENDIMIENTO DE LA VERDAD, ESA UNICA VERDAD QUE NOS HACE VERDADERAMENTE LIBRES.

LA CENTRALIDAD DEL MENSAJE
PERO HAY 4 SEPARACIONES MUY FUNDAMENTALES QUE AMERITAN UNA PROFUNDA RECONCILIACION CON DIOS PARA RETOMAR EL CAUSE ORIGINAL, PARA ASUMIRLO COMO EL CREADOR QUIERE Y QUIZO, PARA DIGAMOS ASI “ALINEARNOS” AL FIN CONFOREME AL CORAZON DE DIOS.

(1) EL PECADO NO SEPARÓ DE DIOS, por lo que es necesario RECONCILIARNOS con EL en sus términos, en sus leyes, en sus preceptos, a su manera. Porque no hay otra. Y esa manera única es por medio de Cristo. Por eso el escritor establece
Romanos 5:10
“Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida.”
Romanos 3.23
“Por cuanto todos pecaron, están destituidos de la gloria de Dios”
Romanos 6.23
“Por que la paga del pecado es muerte. Mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”

La Biblia dice que Cristo nos reconcilió con Dios (Romanos 5:10; 2 Corintios 5:18; Colosenses 1:20-21). El hecho de necesitar la reconciliación, significa que nuestra relación con Dios estaba rota. Puesto que Dios es santo, nosotros somos los culpables. Nuestro pecado nos alejó de Él. Romanos 5:10 dice que éramos enemigos de Dios: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por Su vida.” Cuando Cristo murió en la cruz, Él satisfizo el juicio de Dios e hizo posible que los enemigos de Dios encontraran la paz con Él. Nuestra “reconciliación” con Dios, entonces, comprende el ejercicio de Su gracia y el perdón de nuestro pecado. El resultado del sacrificio de Jesús es que nuestra relación ha cambiado de enemistad a amistad. “Ya no os llamaré siervos… pero os he llamado amigos.” (Juan 15:15) ¡La reconciliación cristiana es una gloriosa verdad! Éramos enemigos de Dios, pero ahora somos Sus amigos. Estábamos en un estado de condenación por nuestros pecados, pero ahora somos perdonados. Estábamos en guerra con Dios, pero ahora tenemos la paz que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7). “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

(2) EL PECADO NOS SEPARÓ DEL PRÓJIMO. Mire lo que dicen las Escrituras:
1 Corintios 3:5 “¿Qué es, pues, Apolos? Y ¿qué es Pablo? Servidores mediante los cuales vosotros habéis creído, según el Señor dio oportunidad a cada uno”.

1 Corintios 11:12 “Porque así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; y todas las cosas proceden de Dios.”

El poder del pecado destruyó la confianza y la relación de Otriedad, con tu prójimo, con tu EVA y tu ADAN de manera que perdimos la oportunidad de construir como Dios lo diseñó: en equipo, en comunidad, en pareja y familia. Necesitamos reconciliarnos con nuestro prójimo, quien quiera que sea ese que Dios hizo como a mí. Frente a la responsabilidad delante de Dios de unos por otros,  aunque nos parezca loco o injusto o incluso grotesco, queda ridícula la pregunta de Caín “¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?”  pues la respuesta de Dios es contundente: “Su sangre clama a mí desde la Tierra”. Cuando tiene hambre y tu tienes de sobra o desperdicias la comida. Cuando tiene frío y tu tienes cobijas guardadas sin usar. Etc.

Por eso necesitamos reconciliación con el prójimo, la cual es sencillamente imposible desde la perspectiva humana. Porque nos han herido. Porque nos han abusado. Porque nos han abandonado. Traicionado. Corrompido. Porque nos han mentido. Pero…. ¿No hicimos eso mismo nosotros contra Dios? ¿No hemos nosotros acaso hecho lo mismo con el Otro? Por eso es imposible a menos que suceda que Cristo el Resucitado opere Su milagro dentro de uno, y entonces adquirir la capacidad de mirar al prójimo como Cristo, y otorgo el perdón porque se que he sido perdonado, y entonces miro a mi prójimo como uno por quien también murió mi Salvador Eterno e inocente (Santo). Y resulta, como a los pies de la cruz, que allí están mezclados judíos, romanos, religiosos y políticos, cínicos y responsables… juntos gritamos crucifícale porque esas masas representan nuestro pecado gritando ¡crucifícale! Porque sin ese sacrificio del Cordero nada pudo haber sido reconciliado con Dios. Y si no se reconciliaban las cosas con Dios tampoco era posible reconciliarse uno con el otro. La única oportunidad de reconciliarme con el Otro es Cristo.

(3) EL PECADO NOS SEPARÓ TAMBIÉN DE NOSOTROS MISMOS.
Romanos 5:11 “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación”.
Por eso Adán se esconde entre los matorrales de un Dios Eterno que todo lo ve. Nos volvimos locos. Perdimos la cordura, perdimos la dimensión de nuestro lugar en Dios, y nos fracturamos irremediablemente. Nos poseyó la culpa. Nos tentó la irresponsabilidad frente a quien nos hizo. Y en lugar de pedir perdón huimos de su PRESENCIA SANADORA cuando era nuestra única esperanza. Sucumbimos al miedo. Morimos al terror. Nos asusta hasta el cambio de clima cuando creemos y conocemos a Aquel quien a su voz el mar se calma y la tempestad enmudece. Es necesario que nos reconciliemos con nosotros mismos y eso sólo puede suceder en Cristo. Al reconciliarnos con EL nos lleva de la mano para entender Quien es El y cuando lo entendemos, podemos entender quienes somos nosotros realmente.

(4) EL PECADO NOS SEPARÓ DE NUESTRA HERENCIA.
Colosenses 1:20 “…y por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por medio de El, repito, ya sean las que están en la tierra o las que están en los cielos.”
La olvidamos. La desconocimos. La Negamos como Pedro tres veces antes del amanecer. Creímos en espejitos diabólicos de engaños y entregamos el oro de Dios por cuentas coloridas que tientan pero nunca podrán dar satisfacción. Y nunca podrán satisfacer porque no pertenecemos a ellas, ni a ese submundo sino que fuimos creados para estar sobre ese mundo, y tomar dominio de el para establecer en su mero centro el reino santo de Aquel que nos llamó de las tinieblas a Su luz admirable. Hay que reconciliar nuestra herencia como hechura y como linaje escogido, como nación santa, como pueblo adquirido por Dios para anunciar las virtudes del que vive para siempre. Reposicionarse en EL y lo que somos en EL y lo que tenemos –porque podemos- hacer y tener por EL y para El porque El es Dios, porque El lo estableció, porque El lo manda, porque EL ES!!!

CONCLUYE
1) ¿Cómo es que Dios estaba concretando su RECONCILIACIÓN con la Humanidad y al hacerlo, con la creación? Haciéndolos como en el Eden, llenos de la Presencia del Espíritu Santo.
Estaba reposicionando como al principio todas las cosas. Dice la Escritura que así como por medio del primer Adán llegó la maldición de la desobediencia por el segundo Adán también llegaba a toda la creación la reivindicación de las cosas a como estaban en el principio: Dios y su Creación unidos, la creación alineada a los designios creacionales de Dios y eso haciendo a la creación caminar en abundancia.
Hechos 2.1-4: 1El día de Pentecostés,[a] todos los creyentes estaban reunidos en un mismo lugar. 2 De repente, se oyó un ruido desde el cielo parecido al estruendo de un viento fuerte e impetuoso que llenó la casa donde estaban sentados. 3 Luego, algo parecido a unas llamas o lenguas de fuego aparecieron y se posaron sobre cada uno de ellos. 4 Y todos los presentes fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas,[b]conforme el Espíritu Santo les daba esa capacidad.(NTV)

2) ES HORA DE VIVIR EN RECONCILIACIÓN.
Salmos 85.10-13: “10La misericordia y la verdad se encontraron; La justicia y la paz se besaron. 11La verdad brotará desde la tierra y la justicia mirará desde los cielos. 12Jehová también el bien, y nuestra tierra dará su fruto. 13La justicia irá delante de él, y sus pasos nos pondrá por camino.”
(NTV: 10 El amor inagotable y la verdad se encontraron; ¡la justicia y la paz se besaron! 11 La verdad brota desde la tierra, y la justicia sonríe desde los cielos. 12 Sí, el Señor derrama sus bendiciones, y nuestra tierra dará una abundante cosecha. 13 La justicia va delante de él como un heraldo, preparando el camino para sus pasos.)
Es hora de que la reconciliación con la que Dios nos bendijo por gracia, sea extendida en nuestras vidas y en las vidas de otros. Esto se da si y solo si:
(1) Recibo de Dios todos los días su instrucción, Su llenura de Su Espíritu, Su dirección… y la obedezco. Esto es imposible sin vivir a diario el Pentecostés.
(2) Extiendo esa cosecha de la reconciliación a otros y a la Creación mima: Anunciando, Siendo Ejemplo, Bendiciendo a otros, Viviendo en ella: en la dirección de Su Presencia para lo cotidiano y para lo eterno.
¿Cuál será la Consecuencia visible? La tierra empezará a darte SU FRUTO y ello significa que tus caminos seguirán sus pasos entrando en un circulo virtuoso. Esa es la reconciliación con tu herencia: De hijo heredero aquí y en la vida venidera.